Alter Bridge- Fortress

Alter bridge están de vuelta y como mejor saben ellos, con un buen disco bajo el brazo que no pasará inadvertido para todo buen amante de la música rockera. El grupo de Orlando se consolida y consigue fijar definitivamente, un sonido que ya era marca de la casa, desde anteriores entregas pero que aún arrastraba ramalazos de anteriores proyectos, y aunque las influencias siempre estarán ahí, y de hecho aquí continúan, con este lanzamiento dan un salto evolutivo, y logran reafirmar más su identidad como grupo.
 
El disco comienza con “Cry of Achilles”, de mano de su competente guitarrista Mark Tremonti quien acústica en mano, arranca el disco de forma muy fina. Tras la intro, evoluciona un tema enérgico, de los más destacado del álbum y al que sólo le encuentro una pega, la combinación de algunas distorsiones, con la voz de Myles Kennedy. Pero sin ser demasiado puristas, podemos destacar que este potente tema, sirve para allanar el terreno, con su exhibición, tanto a nivel vocal como sobretodo, instrumental, con un excelente trabajo de guitarras, bajo y batería de mano de Scott Phillips que clava el tema. Además, sirve para avisarnos de lo que nos viene por delante.
 
El segundo track y single “Addicted to pain” aunque empieza con un aire heavy, se convierte rápidamente en un tema hard rockero , a pesar de algunos matices progresivos, con ritmo muy rápido, desprendiendo energía y posee una destacada labor de Myles Kennedy.
 
Temas como “The Uninvited”o “Calm the fire” sacan el lado más experimental de la banda, faceta que como todos sabemos dominan de calle, y donde gozamos de mezclas de estilo alternativo de máxima calidad, pero que como contrapunto en algunos momentos resultan algo empalagosos, pese a cuidar muy bien todo el trabajo instrumental desde el inicio hasta la conclusión de los temas.
 
“Bleed it dry” junto con “Cry a river” dan la sensación de ser temas algo lineales, a pesar del correoso esfuerzo que llevan detrás. Sin dejar por ello de resaltar por otro lado, que son buenas canciones.
“Peace is broken” y “Farther tan the stream” se alejan más del hard rock para codearse con el buen heavy metal de corte melódico, como fácilmente podemos apreciar. Destacada especialmente, es la labor de su consistente bajista Brian Marshall. Riffs rápidos y una atmósfera más pesada envuelven estos temas. “Waters rising” que también parece cañera al incio se pasa rápido y radicalmente a los temas más ligeros y sencillos de escuchar. Podemos añadir en esa dinámica delicada a “Lover” o la melosa “All ends well” que es todo un alarde de su magistral cantante Myles Kennedy quien brilla, en un medio tiempo suave, donde da lo mejor de sí, jugando con su extenso rango de melodías vocales.
 
Fortress, pone el broche al disco como se merece, con un medio tiempo que combina muchos cambios bruscos de ritmo y una variada fusión de melodías que sirven perfectamente para resumir el potencial del disco y dar por concluida una buena sesión de música, con más de siete minutos espectaculares donde la banda da rienda suelta a su capacidad musical y se
 
exhibe para dejar el mejor sabor de poca posible ante sus acólitos y demás oyentes potenciales de serlo.