Pisando la alfombra roja (versión extendida)

Ya concluida la edición número 24 de La Semana de cine fantástico y de terror de San Sebastián, solo nos queda decir que ha conseguido mantenerse a flote a pesar de los recortes en cultura, algo que también consiguió la muñeca que apareció flotando en el Urumea (frente al Victoria Eugenia), y dio la voz de alarma a policía y bomberos en el transcurso del festival.

Como otros años, ha habido un poco de todo: ciencia ficción, cine vintage, gore, manga; la participación de realizadores de diferentes países y un público entregado. Las exposiciones que hemos podido ver de este año han sido tres: Exposify, Quimera Fx y los trabajos del dibujante Natxo Fernandez.
En la de Exposify se podían ver objetos originales de películas archiconocidas como Terminator, Jumanji, Scream o Parque Jurásico. Todos objetos originales como el condensador de fluzo del Delorean de Regreso al futuro, la moto que conducía Will Smith en Yo Robot, uno de los látigos de Indiana Jones,  la máscara original de V de Vendetta o un Yelmo espartano de la película 300. Esta exposición todavía se puede visitar hasta el 7 de diciembre en el Centro de cultura Okendo.
Por otro lado, en la parte vieja de Donosti, las mentes más perversas y abiertas pudieron disfrutar de la exposición de maquillaje de efectos especiales, llevado a cabo por artistas estatales. En esta muestra pudimos ver los trabajos de Quimera FX, para los films: “Jugando con la muerte”, “Hotel”, “Cólera”, “Alma sin dueño”, “Omnívoros”, “Lazarillo Z”, “Horizonte”, “Bajo la cama”… Logran dar vida (o muerte) a un montón de resina, silicona y latex.  Algunos ejemplos de cabezas cortadas, monstruos, cadáveres, mutaciones,… maquillaje llevado al extremo y con una gran verosimilitud.
La biblioteca del Ayuntamiento de la Bella Easo, acogió este año los trabajos del “comiquero” Natxo Fernandez. Es muy interesante ver sus bocetos iniciales y el resultado final de este artista, que se mofa de iconos como Alien o Regreso al Futuro, y parodia series como Dragon Ball… Dragon Fall;   Juego de Tronos…. Juego de Poltronas o Los Caballeros del Zodiaco… Paladines del horóscopo. Carismático dibujante influenciado por los tebeos de Bruguera o la serie Mazinger Z, ha realizado trabajos para Panini, Saure o Planeta DeAgostini.
Y mientras estas exposiciones podían ser visitadas, en el Victoria Eugenia y el carismático y lleno de encanto Teatro Principal se proyectaban películas desde el 26 hasta el 1 de Noviembre. El palmarés terminó de esta forma:
   
PREMIO DEL PÚBLICO AL MEJOR LARGOMETRAJE
Bienvenidos al fin del mundo (The World’s End). Edgar Wright. Reino Unido, 2013
PREMIO DEL PÚBLICO AL MEJOR CORTOMETRAJE ESPAÑOL
Sequence. Carles Torrens. España,  2013
PREMIO DEL JURADO AL MEJOR CORTOMETRAJE
Agón. Juliana Maité. Cuba-Puerto Rico-Panamá, 2012
“MÉLIÈS DE PLATA” AL MEJOR CORTOMETRAJE FANTÁSTICO EUROPEO
How Olin Lost His Eye. Damian McCarthy. Irlanda, 2013
PREMIO DEL JURADO JOVEN AL MEJOR CORTOMETRAJE
Sequence. Carles Torrens. España, 2013
PREMIO DEL PÚBLICO AL MEJOR CORTOMETRAJE
Sequence. Carles Torrens. España,  2013
PREMIO DEL PÚBLICO AL MEJOR CORTOMETRAJE DE ANIMACIÓN
L’art des Thanatier. David Le Bozec. Francia, 2012

Un festival en el que el tema más común gira en torno a la muerte. No por casualidad se celebra durante las fechas de Halloween o el Día de todos los Santos. Una forma divertida de sobrellevar lo que nos une y nos separa a todos.
En La Semana ha habido grandes films y bodrios sin igual, pero lo que tienen todas las películas proyectadas es una gran ilusión y pasión por parte de los realizadores y productores para llevar a cabo algo alejado del afán por recaudar taquilla.
Estos son varios de los largometrajes con los que pudimos “sufrir” durante La Semana:

Battery   
Aunque los protagonistas de este film estadounidense estén constantemente cambiando las pilas del walkman, o en busca de combustible, el significado de Battery no tiene nada que ver con eso. Sino con la pareja que forman el pitcher y el cátcher, que es lo que son los dos que aquí luchan por sobrevivir a un mundo plagado de zombis y lo que es peor, a la soledad y la falta de afecto, sí, ese tipo de afecto también. Falta que puede llegar a ser suplida por un equivalente a la comida basura con la que se ven obligados a alimentarse.
Una semi road-movie en la que el blues marca a los personajes principales y la música romántica perfila el amor imaginario de uno de los protas, más sensible que el otro, más realista y agresivo.
El director los deja aislados en planos muy largos y amplios entre los bosques a las que han conseguido llegar también los muertos vivientes.
No se olvida esa gran técnica del terror de asustar con el fuera de cuadro, lo que no se ve, el espectador se lo imagina perfectamente con solo el sonido. En este ambiente violento, solitario y agorafóbico y claustrofóbico a la vez, surge la esperanza de encontrar una sociedad que ya perdieron.
Metraje rodado con una réflex digital, cámara en mano, poco dinero y muchas ganas.


L’entrange couleur des larmes de ton corps
Ante el macarrismo usual de estos festivales, se agradece visionar títulos como “El extraño color de las lágrimas de tu cuerpo”. Rodada a caballo entre Francia, Bélgica y Luxemburgo, esta obra de arte vanguardista se adentra en la psicología del asesino, del loco y del perseguido. Hace una acertada utilización de la luz, el color y del sonido para hipnotizar al espectador.
La arquitectura modernista o art nouveau, retorcida y salvaje se convierte en  un protagonista indiscutible. El sobrecogedor edificio en el que transcurre la trama de una desaparición misteriosa, oculta más de uno secreto en sus abigarradas paredes.
Si buscas una película al uso, estás muy equivocad@. Al igual que hizo Vigas Luna con “Angustia”, o David Linch con “Terciopelo Azul”, Helene Cattet y Bruno Forzani buscan agobiar y marear al respetable. Manipularlo y vapulearlo, a través del lenguaje audiovisual.
Este caleidoscópico metraje necesitará más de un visionado para los menos academicistas, si es que pueden soportarlo. Yo no solo lo hice, lo disfruté. Disfruté con esta montaña rusa psicodélica.


Nuigulumar Z
   
Si hace poco creí haberlo visto todo después de “alucinar” con las patadas voladoras de los futbolistas shaolín de Shaolin soccer, estaba muy equivocado. Nuigulumar z se lleva la palma en este sentido. Consigue englobar a lolitas góticas, con super héroes, lectores manga rodantes asesinos, zombis bailarines y otro montón de esperpéntica idas de olla imposibles de caber en una mente occidental, con metal progresivo a todo trapo y una espiritualidad siniestra.
Lo cutre llevado a la máxima potencia, pero que hará esbozar más de una carcajada y algunas otras de vergüenza ajena. Pero de vergüenza es de lo que más carece su director Noboru Iguchi, que hace de la ridiculez estética su punta de lanza.
Bioman, Utraman, Bola de dragón (o Dragoi Bola como lo conocemos por estos lares) y Mazinger Z, han creado un monstruo en Asia difícil de doblegar. Este engendro de peli mama de eso y lo lleva “demasiado lejos”. Entre monólogos de telenovela, que delata la poca noción de crear un guión fluido y el perverso humor que une a ositos de peluches alienígenas con una hecatombe zombi, que denota la falta de credulidad, se mueve esta exageración nipona. No esperéis ver una obra maestra. El director tampoco buscó hacerla.


Au nom du fils

El sarcasmo es lo que prima en esta cinta. Porque solo nos queda reír si no queremos llorar ante los oídos sordos que la iglesia hace al conocer los abusos de sus representantes hacia los más inocentes, los niños.
La controversia entre fe y razón encuentra su contesto en un programa de radio, presentado por una devota creyente y un sacerdote, en el que tratan de dar respuesta a las injusticias de un dios cruel, que permite el sufrimiento, día sí y día también.
El punto de inflexión llegará cuando la permisividad de la sin razón llegue a la casa de esta católica locutora, que entrará en una crisis de fe y tomará la justicia por su mano a punta de pistola.
Película entretenida, sangrienta, con un divertido humor negro, violenta y con un mensaje políticamente incorrecto para el vaticano.


Discopath
Renaud Guthier, rockero empedernido, lector de S. King y fetichista de los 70. Ha tenido que vender su casa para poder finalizar esta película, que cuenta las peripecias de un traumatizado psicópata que pierde la chaveta cada vez que escucha música disco. Un tipo que en plan licántropo o Señor Hide, sufre una especie de amnesia al día siguiente de liarla parda con los objetos punzantes.
Como es de suponer, la música disco adorna esta historia. La canción principal no es nada más y nada menos que una versión funky-disco del vuelo del moscardón. Incluso suena aquella famosa incursión que los Kiss hicieron en las pistas de baile, (ya sabéis a cual me refiero) en el climax del metraje.
Dirección artística bastante acertada a la hora de contextualizar, etalonaje de tono instagram en la fotografía, desnudos gratuitos, sangre y maniquíes que sirven de dobles especialistas. Utiliza todos los ingredientes para darle al público que gusta de películas como viernes 13, lo que busca. Ni el director mismo se cree la historia, pero seguramente ha disfrutado rodando algo por lo que tanto ha pagado.




In Fear

Con los mínimos recursos, con el escenario más simple y con el menor número de actores, este largometraje logra enganchar al espectador y cargarle de tensión.
Una pareja que decide ir a un hotel después de una discusión que uno de ellos tiene en un pub de pueblo, siguiendo un trayecto laberíntico en un bosque que cada vez se va haciendo más y más tenebroso. Tanto como las conversaciones de la pareja, que no consiguen otra cosa más que perderse en el camino siguiendo unas señales sin sentido y perder el control de la situación.
Desde El Misterio de la Bruja de Blair no veía algo que consiguiera exprimir tan precarios recursos. Y no lo digo por el presupuesto, que seguramente fue ajustado para este primerizo realizador inglés, más acostumbrado al formato televisivo, sino por su simplicidad efectiva, que además hace fluir a los personajes en una situación extrema, en la que salen a relucir el perfil de cada uno.
Más que recomendable para pasar una entretenida noche de miedo en el cine o en la sala de estar, con las luces apagadas y la puerta bien cerrada.


We are what we are

Comienza la película con la muerte inexplicable de una mujer, que deja a sus dos hijas y a su hijo pequeño con un padre cruel de hábitos extraños.
El forense del lugar no cejará en su empeño de resolver el misterio de lo que causó la muerte a esa mujer tan querida por su familia. Encontrará varias pistas en el río que le llevarán a la casa de este clan roto de dolor, pero con unos instintos imposibles de detener.
El canibalismo es uno de los temas que rodean este largometraje estadounidense, aunque ¿se trataría más bien el tema de las adicciones que pueden llevar a hacer cualquier cosa, incluso cargarte a tus vecinos? A veces hay cosas que son imposibles de ocultar, y a veces hay vecinos que ocultan cosas que no te puedes ni imaginar.
Cinta entretenida y con un humor negro que no olvida dar algún que otro susto cuando menos te lo esperas. Arrancaron varios aplausos, durante la semana fantástica y terror, además de carne y huesos.



Attack from Mars

El mítico director Tob Hopper tuvo su tributo en la Semana Fantástica y de Terror. No solo se proyectaron Invasores de Marte, La Matanza de Texas o Life Force-Fuerza vital, sino que además la gente de 2000 Maníacos presentaron su tributo literario a Hopper en forma de un libro en el que han participado un gran número de personas, aportando desde una línea hasta varias páginas basándose cada uno de ellos en un minuto del clásico de ciencia-ficción.
Poco más cabe decir de Attack from Mars. Este clásico de la Cannon nos cuenta la historia de un chico apasionado por la ciencia aeroespacial, que ve aterrizar cerca de su casa una nave espacial. Entre La invasión de los ultracuerpos y las aventuras de Mr Potato anda la cosa, porque las trazas de los marcianos son del estilo del muñeco que el crío tiene en su mesilla de noche.
Cuenta con unos efectos especiales que han envejecido un poco desde el 86, pero con una imaginación, un ritmo y un humor todavía entrañable. Final abierto en plan El mago de Oz.
Destaca la interpretación de Karen Black y la estructura narrativa arquetípica cerca del guión del mito del héroe, que se explotó tanto en las películas hollywoodienses de los 80. A pesar de ser un clásico, el público agradeció su proyección en celuloide pasó un buen rato.


En cuanto a los cortometrajes, a parte de la ganadora Sequence, cabe destacar la sangrienta Agon, que a pesar del sonido y un presupuesto precario consigue enganchar al espectador en la historia de unas jugadoras de waterpolo con muchas ansias por ganar.
L’art des Thanatier, obra gala de dibujos animados con un laureado verdugo como protagonista que no consigue superar el cambio de su hacha a la guillotina.
Cólera, basada en una historia de Richard Corben, asiduo del comic Creepy del que también Luis Tosar, protagonista del corto, ha sido coleccionista. Buenos efectos de maquillaje.
Flytopía hizo reir a más de uno. Los efectos visuales son muy necesarios para hace creíble esto inaudito relato de Will Self, sobre un pacto e historia de amor incluida entre unos insectos y un hombre.
La alemana You miss Sonja, basada en una historia de Stephen King, destaca por su fotografía, su buen paso a la pantalla y la interpretación.
La francesa Lonely Bones es una obra maestra que mezcla animación con un gran porcentaje de efectos digitales, para adentrarnos en un ambiente de pesadilla en escala de grises.
How Olin Lost His Eye, además de “curioso”, está muy bien rodado en un blanco, negro y frío para contarnos porque Olin perdió su ojo.
Happy B-Day está llena de humor negro, sangre y algún que otro susto. Un corto sin demasiadas pretensiones pero divertido.
Next Exit, me recordó al ambiente de In Fear. En este caso dos personas que se acaban de conocer, emprenden un viaje en medio de la noche siguiendo las indicaciones de la voz que sale del gps, ¿será una voz en la que confiar? Posiblemente no.
Y con razón el más laureado fue Sequence, del realizador catalán Carles Torrens. Éste nos introduce en un relato sobre un hombre con el que todo el mundo ha tenido una pesadilla. Todos huyen al verle pasar, pero ¿qué ocurría en ese sueño? Una historia genial.
Fueron más cortometrajes y más largos los que se proyectaron, y se pueden consultar en la página web del festival. Unai Endemaño y los secuaces de Stun asistieron a la clausura en el Principal, algo difícil de conseguir, puesto que las 500 localidades del Teatro de la parte vieja no dan para más, pero que gana al poder echarse una cerveza recién tirada en el ambigú de la antigua sala, mientras disfrutas del espectáculo. Por mi parte, ese día presencié las proyecciones del V. Eugenia después de haber visionado unas cuantas cintas durante toda la semana en ambos recintos. He de decir que tuve la suerte de haberme podido alojar esas fechas en el Caserío Larrabide, una magnífica casa rural con un trato muy familiar.
Se agradece la proyección en versión original, aunque los subtítulos no den en el clavo al cien por cien. Pero se echa en falta la proyección en el Kursaal al menos para la clausura, pues siempre se hace difícil hacerse con una localidad para este día y la inauguración.
Si no pudisteis asistir este año, os animamos a hacerlo en la próxima edición. Un certamen en el que el ambiente de las salas hace que hasta la película más mala gane en su visionado; en el que se descubren y redescubren grandes talentos del celuloide; y en el que nos podremos reír de la muerte, pasando una semana de miedo en un marco incomparable como es la ciudad de Donosti.